tienda atletico de madrid en valencia

Si lo que se pretende es que los jugadores tomen decisiones rápidas (limitar el número de toques tiene, normalmente, como intención llevar a los jugadores a «leer» rápidamente el juego), porque colocarlos, por ejemplo en la formación, a jugar sin camisetas que identifiquen a los equipos, contexto de propensión igualmente válido (porque los obliga a «observar» el juego), pero que no les retira capacidad de intervención sobre lo inmediato. En la transición ofensiva, yo quiero que mi equipo, teniendo posibilidades de éxito, procure atacar rápidamente, llegando a portería con el menor número posible de toques. Si tuviésemos en cuenta las grandes dimensiones de la superficie de juego, fácilmente comprenderíamos que no es posible una ocupación total de la misma. Por ejemplo, para el juego colectivo del equipo puede ser tan importante que el jugador en posesión de la pelota dé de primera para «rápidamente» su colega cambiar el juego, como hacer una simulación, seguida de una finta («perder tiempo»), para que el equipo se posicione correctamente y así tener mejor capacidad de respuesta ante ese cambio de flanco («ganar tiempo»). No será reiterado recordar que, por «adversario directo», entendemos el adversario que está/entra en el radio de acción (en la zona de intervención) de cualquier jugador participante del sistema adoptado por el equipo.

Después, quien sufre es la calidad del juego, máxime por la cantidad de tecnócratas que, inconscientemente, no hacen más que empobrecerlo. Al contrario, como vimos, dadas las dimensiones del terreno de juego, eso es imposible. La creación de superioridad numérica en las zonas circundantes al centro del juego, o en las zonas para donde la pelota es enviada, es esta así “una condición que contribuye a la resolución técnicotáctica de las situaciones momentáneas del juego” (Castelo, 1994). Sin embargo, nos equivocaríamos profundamente si la tomásemos sólo por una condición por sí imprescindible, en la medida en que “su importancia depende de las circunstancias concomitantes, o sea, en el contexto de un cierto espacio y en un cierto tiempo de juego” (Castelo, 1994). Tal como refiere Queiroz (2003b), “el número de jugadores en cada acción es un elemento, mas también hay que tener en cuenta los elementos como el espacio y el tiempo”.

”. Así, se puede decir que “toda la dinámica de la ejecución técnico-táctica individual y colectiva que la lógica del propio juego encierra en sí misma, son localizadas y canalizadas por este elemento estructural” (Castelo, 1994). Por otro lado, la resolución eficaz de cualquier situación del juego es consecuencia de dos parámetros fundamentales: la rapidez con la que se encuentra la solución para el problema y su adecuación a esa misma situación (Mahlo, 1966, cit. Como todos sabemos, el número de jugadores en el campo está, de partida, perfectamente reglamentado por las leyes del juego. Según Trapattoni (1999), la presión es una acción de grupo en la cual todos los jugadores actúan al mismo tiempo, no importa la distancia a la que se está de la pelota. Este tipo de tapas podría ser que la mayoría de los útiles si desea mostrar su lealtad a ese grupo de baloncesto preferido. Tops baratas del baloncesto ahora son capaces de centrarse en 217 naciones, así como el béisbol Baloncesto TerritoriesAmerica probablemente será bastante diferente de su imaginación. Jugar presionando es nuestra patente y así tenemos que jugar contra el Hertha”.

Fotos primera clase libres de regalías - Pxfuel Hacemos aquí un pequeño paréntesis para discutir la validez de algunos detalles que nos parecen «por mayores», aunque, ante la complejidad de las temáticas en cuestión, no sea nuestra pretensión agotar aquí las mismas, dado que, con eso, estaríamos saliendo del ámbito de este trabajo. Para terminar, subrayamos que, aunque no sea intencionado, la forma como se dicen determinadas cosas lleva a que, la mayoría de las veces, no se aprehenda toda la complejidad que el juego en sí encierra. Otro ejemplo: Zidane hace cosas con la pelota que ningún otro jugador hace (teóricamente, muchas veces «pierde tiempo»), mas con eso no pierde eficacia, sino al contrario. Yo quiero que mi equipo esté equilibrado cuando ataca para que, cuando pierde el balón, consiga reducir el espacio de juego en la zona donde, teóricamente, el adversario va a intentar salir. Oporto de Mourinho. En el punto 2.2.3. mostramos que este equipo defendía en «zona». Sabemos que, para muchos, esta forma de defender referenciada por nosotros es entendida como «defender en zona» (eso fue bien visible en el punto anterior), mientras tanto, si atendemos a las dimensiones del terreno de juego (mismo considerando apenas el medio campo defensivo), constatamos que el radio de acción de cada jugador corresponde a una cantidad de espacio considerable, espacio ese que acaba por ser sistemáticamente descuidado en virtud de la gran preocupación que el adversario directo representa.

Otra es, por ejemplo, abusar en los entrenamientos del condicionante «jugar a dos toques» (que acaba también por estar directamente relacionada con la anterior), pues lleva a que la gestión del instante por parte de uno o de lo(s) jugador(es) sea más «mecánica» que «no mecánica» (tendiendo a tornar lineal lo que no lo es). Por ejemplo, el equipo de ese antiguo jefe mio en el momento de la pérdida de la posesión, era siempre un equipo extremadamente equilibrado que tenía cinco o seis jugadores detrás de la línea del balón. Guilherme Oliveira coincide: “Claro que considero que un equipo grande tiene que defender en zona. ”. “En vez de transformar las tareas defensivas en una prueba de estafetas, las transformamos en un tejido vivo que actúa en conjunto. Porque no hay nada más fácil que el adoptar tácticas defensivas (Menotti, 1980; Frade, 1998; Van Gaal, 1999). “Defender un resultado es fácil, pero crear un equipo con el hábito de jugar requiere tiempo” (Valdano, 1997b). Como dice Alfredo di Stéfano (s.d., cit. Al igual que al adquirir cualquier ropa de engalanarse, es interesante que busques una prenda que te quede bien. Pese a eso, esa capacidad individual no se agota en la «técnica», porque la «técnica» no existe en el vacío, esto es, cualquier ejecución técnica tiene subyacente una intención táctica (que es coordinadora).

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *