camiseta osasuna niño replica

«Expresso», 25/01/2003) va más lejos al adelantar que la filosofía de algunos colegas de profesión se basa en el principio de que “cuantas más faltas haga su equipo, menos tiempo le deja al adversario para tener la pelota”. Esto lleva a que el equipo, durante el partido, haga muchas veces cincuenta o sesenta metros para atrás y muchas veces cincuenta o sesenta metros para adelante. Esto sucede porque partimos de una organización defensiva colectiva conocida y, siendo así, no nos es «extraña», esto se produce según un «patrón», pues las posiciones de los jugadores son siempre conocidas por el colectivo. En la misma línea, Rui Quinta entiende que “defender en zona tiene que ver con la relación que se establece entre los diferentes elementos del equipo, los cuales juegan, fundamentalmente, en función del espacio y del balón, siempre con el objetivo de reducirle el espacio de acción al adversario, con comportamientos agresivos sobre el portador del balón y con la reducción de espacios”.

Hay siempre cuatro o cinco jogadores que marcan individualmente a quien entra en su medio campo y si los adversarios se desplazan hacia el ala, van detrás y descuidan la zona central del terreno. Pero va más allá, diciendo: “El ganar y hacer un equipo ganador implica que éste sepa atacar muy bien y sepa defender muy bien, porque ningún equipo consigue tener la pelota en su poder durante los noventa minutos. Paralelamente, y yendo al encuentro de lo que ya había sido sugerido en el punto anterior, el «no tener el balón» no implica que tengamos que olvidarnos de la organización ofensiva que preconizamos. Por lo tanto, consideramos que las premisas que Jesualdo propone no son verdaderos principios de esta forma de organización defensiva, sino una consecuencia de un correcto dinamismo «zonal». Si no te sientes cómodo con una prenda, te recomendamos que no la adquieras, por muy colorida o atractiva que sea. Si el adversario se desplazaa hacia fuera, él va hacia fuera a pesar de que, con eso, abra espacios en la línea defensiva; si el adversario se desplaza para dentro, él va para dentro, aunque la idea sea jugar hacia por la banda”. Miguel Leal nos dice que “es el equipo, aunque pueda existir un jugador u otro que se destaque más en la coordinación del bloque.

”. Abordando el mismo tema, el 25 de Enero de 2003, el diario «Expresso» publica un artículo titulado «La ley del soplo» donde hace referencia a un “patrón corriente” en fútbol portugués, el cual revela que “hay equipos más empeñados en no perder que en ganar, y que hay faltas, aunque simples, cometidas para no dejar jugar”. Por este camino no vamos lejos, que se desengañe quien piense lo contrario. Si con una «defensa hombre a hombre» o «individual» nos parece difícil concretar con eficacia este conjunto de intenciones, con una «defensa en zona» nos parece claramente posible.. Efectivamente, un equipo que defiende «hombre a hombre» o «individualmente» estará desequilibrado posicionalmente (¡desorganizado!) en el momento en el que recupera la posesión del balón, contexto que no favorecerá la transición defensa-ataque (¡difícilmente ésta será rápida y segura!), con todas las consecuencias negativas que de ahí pueden surgir. El equipo debe saber que, en determinados momentos, tiene que presionar y que, en otros momentos, no conviene esa agresividad.

5 tiendas para comprar camisetas frikis por Internet - tuexperto.com Hay equipos que son tildados como agresivos, camisetas de equipos de futbol cuando la agresividad no es eso. Centraremos la atención en el pressing, dado que con él se pone al rival bajo una fuerte reducción espacio-temporal. Si yo procuro aumentar la presión en una determinada zona y el rival entrena para sacar la pelota de esa zona de presión, es obvio que me va a crear dificuldades, porque hay equipos que lo consiguen hacer. Es grave que el antifútbol practicado en tantos campos resulte de una acción consciente de entrenadores que, en defensa del fútbol y de su propio prestigio, no tengan por obligación poner a sus equipos a jugar bien y no a jugar feo. De lo expuesto, se debe entender que, siendo nuestra gran intención atacar lo más posible, es necesario sostener defensivamente esa forma de jugar y, por ello, equipaciones de futbol baratas el «defender bien» no se agota con no encajar goles. En este último punto de nuestra revisión de la literatura intentaremos poner en evidencia algo que hemos sugerido y que se ha tornado perceptible: la existencia de un conjunto de «trazos» defensivos comunes a la generalidad de equipos portugueses. El mismo autor subraya que debe ser una preocupación nuestra “no perder la ocupación racional del terreno de juego”, “estar en condiciones de atacar y defender en cualquier instante” y “ocupar los espacios vitales del campo”.

Nada que se asemeje a lo que sucede e España, Inglaterra o Francia. Algunas gentes optan por una talla más grande, lo que no es una buena idea. Para nosotros, sólo la existencia de carencias organizativas llevan a tener que «transpirar más que el adversario», sobretodo cuando hablamos de un «grande» frente a un «más pequeño». ”. “Para intentar percibir el contraste, el EXPRESSO se dedicó a un largo ejercicio que, más allá de confirmar lo obvio:- elevadísimo número de faltas por partido, 40 de media, según las estadísticas de la competición-, se puede conjeturar que no son sólo los árbitros los responsables de la interrupción, casi «non stop», característica de la mayoría de los partidos”. Grave es también la cultura de complacencia instalada entre los árbitros con ese tipo de juego. Cuando se juega en la delantera con jugadores tipo Jankauskas o Capucho, que no son jugadores propiamente muy rápidos en distancias grandes, es importante presionar más adelante, robar la pelota en el medio campo adversario de manera que esos jugadores jueguen en la zona donde son más peligrosos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *